Por Luis Rivera

Muy a menudo la gente se plantea resoluciones de nuevo año que no logra mantener ni siquiera durante las primeras tres semanas.

Existe una mejor manera de enfrentar el nuevo año: hacer una revisión de tus metas y logros del año pasado.

La revisión objetiva de lo que pasó el año anterior, te va a dar una mejor idea del tipo de persona que eres, y de tus capacidades.

Estos son los pasos:

  1. Haz dos columnas en una hoja de Excel o en un cuaderno: Positivo y Negativo.
  2. Anota las personas que trajeron situaciones positivas en la primera columna.
  3. Anota las personas que trajeron situaciones negativas en la segunda columna.
  4. Anota las actividades que produjeron picos positivos en tu vida en la primera columna.
  5. Anota las actividades que produjeron picos negativos en tu vida en la segunda columna.
  6. Luego de haber hecho una revisión completa de todo tu año, revisando tus fotografías, calendario de eventos, redes sociales, etc. y haber anotado todo en ambas columnas, determina qué actividades y personas conforman el 20% que produce la mayor cantidad de sensaciones positivas en tu vida.
  7. Luego, organiza encuentros con esas personas positivas y pon en tu calendario aquellas actividades que te hacen sentir bien. Concentra tus esfuerzos en lo que sabes que funciona y te genera bienestar. Si algo o alguien es bueno para ti, invierte una buena cantidad de tiempo en esa persona o actividad.
  8. Finalmente, anota las personas y situaciones más relevantes de la columna negativa en un lugar visible. Identifica claramente quiénes son y qué cosas son las que debes evitar. Estas personas y situaciones son tu lista de lo que no debes hacer y a quien no debes ver. Olvídate de hacer citas, ir a reuniones o involucrarte en lo que has identificado como negativo, por simple compromiso.

Este es un excelente primer paso y puede funcionar mejor que establecer metas que se ha demostrado que la gran mayoría de la gente no cumple.

L.R.